Opinión

2016, el año de las luces para la cerveza artesana. Opinión Israel G. Montejo

Punto y final a un 2016 que, podemos decir, ha sido el año de las luces para la cerveza artesana en España. Durante los últimos meses, el movimiento craft ha vivido un periodo de crecimiento y consolidación espectacular….tanto que ya son muchos los que temen un reajuste a medio plazo. No es descartable que eso suceda pero, de momento, disfrutemos del momento.

La pujanza de la cerveza artesana es tal que las cerveceras industriales, los gigantes del sector como Mahou, Estrella Galicia o CruzCampo se han visto obligados a cambiar su estrategia, algo muy visible en sus estrategias de comunicación. Los mensajes que están enviando al consumidor hacen hincapié en aspectos impensables hace apenas un par de años en el mundo de la cerveza industrial. Mahou, además, ha ido más lejos con la apuesta sin fisuras por su división artesanal, donde está trabajando de la mano del sello ‘Cervecera Independiente’. La entrada en el accionariado de Founders y Nómada Brewing, uno de los grandes actores del panorama craft en España, son señales inequívocas de por dónde van a ir los tiros en los próximos meses.

Si el interés de las industriales es un síntoma, lo cierto es que el buen momento del ‘craft beer’ se simboliza en varios niveles:

1-El crecimiento y solidez de proyectos con mucho recorrido e inversiones fuertes como puedan ser La Sagra, Arriaca, La Virgen o Villa de Madrid, por poner cuatro ejemplos significativos de inversiones fuertes y apuestas a largo plazo. El buen hacer de un puñado de cerveceras como Domus, Espiga, Dougall´s, San Frutos, Birra&Blues, Mica…

2-El trabajo silencioso de distribuidoras que están primando la calidad del producto como La Domadora y el León, que pelea en Andalucía o Abeerzing en la zona centro. No son las únicas pero sí los casos que mejor conozco.

3-La apuesta por la cultura cervecera que están haciendo cervecerías en muchas ciudades españolas. Por experiencia conozco de primera mano la labor que se hace en Fogg Bar, en Madrid y es indicativa de un nuevo modelo de negocio en el que se prima la calidad en los grifos y la apuesta por las presentaciones en directo en la que son los propios cerveceros los que se implican. Una filosofía que se extiende también a la proliferación de tiendas especializadas en la venta de cerveza artesana a pie de calle y que son, en muchos casos, el escaparate último del sector. Casos como el de La Tienda de la Cerveza son muy tangibles y un modelo a seguir.

4-La construcción de una oferta cervecera de primer nivel, con muy buenos productos y una vocación por seguir innovando y apostado por la cerveza de calidad. Muchas cerveceras están trabajando en esta línea, contra viento y marea e intentando hacerse un hueco en un sector cada vez más complicado.

5-La aparición de salones profesionales de la cerveza artesna, ferias y eventos son también una muestra clara del interés que demuestra este segmento. Los hay de todos los tamaños y filosofía, algunos de gran formato como el Barcelona Beer Festival, otros centrados en una pequeña localidad como la Feria de Sebúlcor, en Segovia, y algunos de nuevo cuño y aprovechando espacios de interés cultural como la nueva feria de Burgos. Lo cierto es que no hay provincia o ciudad de tamaño medio que no tenga su evento cervecero. 2016 ha sido especial en este sentido.

6-El crecimiento del sector a través de la innovación, el nuevo formato en los envases (como el lanzamiento de la lata de Arriaca); los pasos dados por muchas cerveceras hacia una producción sostenible, el cuidado en los diseños, la concienciación de que el buen producto debe ir en ‘un buen envoltorio’ y eso obliga a invertir en marketing, son señales inequívocas de que el sector ha madurado en la dirección correcta.

7-La potencición de la investigación en campos fundamentales como es la del cultivo del lúpulo, algo en lo que es pionero proyectos como el de Four Lions, en León, es otra señal de que se avanza en una dirección correcta.

8-Aparición, y aquí barro para casa, de un medio especializado y profesional como es factoriadecerveza.com que contribuye a vertebrar el sector y ponerlo en valor.

Todas estas señales juntas, dibujan un panorama completamente novedosos y muy interesante en el campo de la cerveza artesana. Ahora hay que ver cómo empieza a caminar el 2017 y si el temido ajuste que muchos vaticinan es flor de un día o, sin embargo, contribuye a reforzar al sector. Apuesto por lo segundo. Esto ya no hay quien lo pare.

Previous post

Mahou San Miguel crea 'Los Cervecistas' para impulsar la formación en el sector cervecero

Next post

Ryan Day, Grupo Bang Bang: "Vamos a abrir un Tap Room de Founders con diez grifos"

1 Comment

  1. […] mas: 2016, el año de las luces para la cerveza artesana. Opinión Israel G. Montejo – Factoría de… […]

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *