Entrevistas

Entrevistamos a Jesús León: Arriaca siempre busca la excelencia y la innovación

Jesús León es la cara más visible de Arriaca, la cervecera alcarreña que este año se convirtió en referencia del sector al poner en el mercado la primera lata de cerveza artesana. Con León hablamos sobre la aceptación y el recorrido que está teniendo el lanzamiento de un proyecto que ha supuesto un hito en el sector así como de la evolución de su cervecera.

Han pasado varios meses desde que lanzastéis la primera cerveza artesana en lata. ¿Cómo ha sido la evolución y cual es la aceptación del mercado a esta novedad dentro del segmento de las cervezas artesanas?

La evolución ha sido muy buena. Hemos tenido una gran aceptación pero siempre teniendo en cuenta de dónde venimos y hay que reconocer que venimos de una tradición en España de un componente peyorativo con respecto al envase de lata. Se identifica con productos baratos y de peor calidad. Dentro del sector microcervecero las bondades de la lata por su opacidad o sellado estanco, están reconocidas. La lata está haciendo furor en EEUU pero fuera del sector tiene ese componente peyorativo. Esta dinámica nos obliga a realizar una labor divulgativa de forma continua. Aún así, la aceptación está siendo alta. Nos está permitiendo introducir nuestro producto en nuevos canales de distribución. Ya es algo casi épico explicar por qué hacemos cerveza artesana, cuanto más por qué la metemos en una lata. Pero, si hacemos balance, estamos muy contentos.

La cerveza en lata, os ha permitido explorar la distribución en grandes superficies…

Sobre todo supermercados y venta a nivel doméstico. Para nosotros ha sido una máxima que este tipo de cervezas estén al alcance de la gente, que tengan facilidad de acceso a este tipo de cerveza porque es la única manera de que el sector se estabilice y que lo que parece una moda se quede para siempre. Hay que acercar cerveza artesana al consumidor, tiene que haber cerveza artesana en las neveras de la gente. Para eso hay que entrar en los canales de distribución. La lata nos está ayudando. La lata es también un envase muy atractivo para las exportaciones. Son las dos grandes patas que sustentan este envase. Consumo doméstico y una mejor posición para la exportación, que es un área donde interviene, aparte de la calidad de la cerveza, también los costes de transporte. Es más eficiente.

El haber sido los primeros en enlatar cerveza artesana, os convierte en pioneros dentro del sector. ¿Se nota en la cuenta de resultados?

La lata es una tendencia a nivel mundial. Iba a llegar a nuestro país. Que hayamos sido los pioneros, refuerza la idea de que Arriaca busca la excelencia y la innovación. Si ha sido pronto o tarde y eso significa que las cosas empiecen a cambiar,  será el tiempo el que lo diga. Sabemos que fue una apuesta arriesgada y estamos muy contentos de haberla realizado. Demostrar que el envase es un buen contenido para cervezas artesanas, para cervezas lupuladas y con componente aromático importante. Esperemos no ser los únicos.  Lo de la cuenta resultados, de momento, se nota en la cuenta de gastos pero también es cierto que Arriaca está en línea ascendente desde su nacimiento. Todo son sinergias. Sería difícil cuantificar cuanto corresponde al crecimiento natural de la empresa y cuanto a la lata. Estamos en senda de crecimiento y asentamiento dentro del sector y queremos seguir ahí.

Arriaca apuesta por la excelencia e innovación y sigue muy vinculado al movimiento homebrewer. ¿Es clave seguir vinculados con ‘el movimiento de base’?

Es fundamental. Si nosotros estamos aquí es, al igual que el noventa y muchos por ciento del resto de cerveceros,  precisamente por el cervecero casero. Nosotros venimos de ese mundo. Es fundamental apoyar este tipo de iniciativas con los homebrewer como referencia porque creemos que toda la base de este movimiento microcervecero es el cervecero casero. Han vuelto a poner la cerveza artesana en boca de todo el mundo.

China, Canadá, Dinamarca, ¿Está apretando Arriaca el acelerador en el mercado exterior?

Estamos apretando el acelerador. Ya hemos cerrado nuestro segundo año de vida y en estos dos primeros años, la idea ha sido expandirnos y asentarnos en el territorio nacional. Ahora, que estamos ayudados por la lata, estamos intentando hacer nuestros pinitos en exportación. Países nórdicos, Inglaterra, Canadá, China…son objetivos prioritarios. Estamos acometiendo esa expansión nacional pero también internacional. Constantemente estamos en negociaciones, ya ha habido algunos primeros pedidos y queremos que la marca se vaya sentando y que no sea flor de un día.

¿Cómo ven fuera el mercado español?
Desde fuera, el caso de las microcervecerías artesanas españolas se ve con curiosidad. Países con más tradición cervecera que nosotros están sorprendidos por la alta calidad de las cervezas artesanas españolas y tienen cierta curiosidad por conocer nuestras cervezas y por qué ha llegado a cotas de calidad que nada tienen que envidiar a esos países. Estamos empezando a tener muy buena crítica y prensa en esos países.

Proyectos para los próximos meses…

Siempre hay cosas en cartera. Probablemente no muy lejos en el tiempo. Ya lo iremos contando.

Previous post

Imagen del día: CCVK triunfa en Fogg Bar

Next post

Feria de Noblejas 2016 en imágenes

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *