Economía

Espiga cerró 2017 con una producción de 150.000 litros y anuncia novedades en su gama de referencias fijas

La cervecera catalana Espiga acaba de hacer balance de lo que ha sido 2017 en todas sus áreas, un año positivo para un proyecto que se ha consolidado durante los últimos doce meses. Espiga recuerda que “empezamos el 2017 estrenando tres nuevos fermentadores que nos iban a permitir llegar hasta los 150.000 litros de producción anual, aumentando la producción respecto al 2016 en un 50%. Y a finales de año conseguimos cumplir el objetivo de producir 150.000 litros de cerveza artesana. Este crecimiento productivo nos empujó a crecer también como cervecería, ampliando nuestro equipo y pasando de los 4 trabajadores que éramos al terminar el 2016, a los 7 que somos a día de hoy. ¡Poco a poco vamos ampliando nuestra familia de apasionados por la cerveza!”

En cuanto a la elaboración de nuevas referencias, en Espiga recuerdan que “además de este crecimiento, el 2017 también ha sido un gran año para nosotros. Un año que nos ha llevado a trabajar codo con codo con antiguos y nuevos amigos para elaborar cervezas de colaboración: la Feeling Like Friday y la reciente Coco Strike Back con los amigos franceses de Beer Mosaic. La Penedès Weisse, nuestra Berliner Weisse con frambuesas, junto a los vecinos de Cervesa Hope, y que ya va por la tercera edición. Durante el 2017 también elaboramos la primera cerveza española de colaboración a base de lupulin powder, que con los amigos de Cervezas DouGall’s que apodamos con el nombre de Hop Hash. La estival Hoppy Saison con la cervecera griega Solo también vio la luz el pasado año, así como la Pear IPA, la cerveza con dryfruiting de pera que elaboramos con la cervecera sueca Oppigards aprovechando su visita al festival Mash. En este 2017 también han visto la luz la Johnny Crash, nuestra receta de New England IPA, y tuvimos el placer de producir la cerveza Agua de edición especial para el Barcelona Beer Festival. A todo esto hay que sumarle nuestras cervezas habituales pero no por esto menos destacables: la Blonde Ale sin gluten, la Pale Ale, la Garage IPA, la Black IPA, la Sunshine IPA, nuestras monovarietales de lúpulo Mosaic y Citra y nuestras cervezas negras de la serie Black Cel Ona

La cervecera catalana adelanta que “esperamos que el 2018 sea como mínimo igual, si no mejor. Desde Cervesa Espiga empezamos el año con la misma pasión y vocación por la cerveza que cuando empezamos, en un sector en constante evolución y crecimiento, que en Cataluña ya supera los 3 millones de litros y representa el 1% del total de cerveza consumida. Y seguimos con la misma motivación, o incluso más, para elaborar cervezas vivas llenas de vida.
Para este 2018 tenemos algunas novedades importantes, como la ampliación de nuestros Elixir Vitae, nuestra gama de cervezas fijas, ¡con nuevas recetas que muy pronto os revelaremos y con toda una nueva serie de cervezas que irán viendo la luz durante este año”

Previous post

Monkey Beer cerró 2017 con 100.000 litros elaborados y espera duplicar su producción este año

Next post

Piporra lanza The X IPA, una American IPA 'eterna'

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *