Opinión

Estilos de cerveza ideales para un día de playa

Todos los años se repite el mismo ritual a la hora de preparar un día de playa perfecto. Toallas, esterillas, sombrilla de cinzano, un bestseller que nunca terminarás, móvil con batería a tope que aguante varias sesiones del candy crush y fotos de “aquí sufriendo”, comida como para una boda y nevera cargada de cervezas. En todo este proceso solemos prestar una buena atención al detalle, menos en la elección del bestseller y de la cerveza, eligiendo siempre lo primero que tenemos a mano en el lineal. Con el libro te podrán ayudar en otros sitios, pero con la cerveza vamos a intentar echarte una mano y configurar una nevera con estilos de cerveza que sean la envidia de tu vecino de toalla. La premisa inicial es optar por un bajo volumen de grados y un factor refrescante. Todo con su correspondiente maridaje, claro.

El recurso infalible de los estilos clásicos

Para aquellos que todavía acompañan sus salidas a la playa con cervezas lager masivas, les recomendaría optar por el gusto accesible de Pilsners o Helles sencillas que nos ofrecen sabores plenos y equilibrados, sin meternos en demasiadas complicaciones organolépticas pero mejorando el disfrute en comparación con cualquier cerveza generalista.

El trigo también nos puede interesar. Ya sea una witbier belga o una weizen alemana, nos garantizamos un buen efecto saciante y refrescante.

Maridaje playero: Tortilla de patatas con pimientos y filete empanado.

Refrescos sabrosos y poco habituales

Estilos como Berliner Weisse o Gose nos ofrecen lo que estamos buscando. Poco alcohol, toques afrutados y tragos sorprendentes. El toque salino de las gose, o la justa acidez y sequedad de las berliner, nos ofrecerán una experiencia refrescante y original. Si nos atrevemos con un poco más de graduación alcohólica, podemos colar alguna Saison.

Maridaje playero: Cucurucho de camarones de dudosa procedencia.

Lúpulo sí, pero con moderación

Mucho cuidado con la astringencia de algunas IPAs. Si queremos disfrutar de los aromas cítricos y tropicales del lúpulo sin perder facilidad de trago, debemos elegir Session IPAs, alguna APA, incluso alguna de las NEIPAs tan de moda. Con estas últimas, ganamos sedosidad de trago, menor amargor en boca, golpetazo tropical en aroma, y 10 créditos en instagram.

Maridaje playero: Bolsa de risketos y/o cheetos pandilla.

Cervezas negras compatibles con la vida playera

Unas stouts ligeras al más puro estilo irlandés o inglés pueden tener sitio en nuestra nevera. Poco gas, poco alcohol, cuerpo ligero y sabor intenso. Ojo, que nadie dice que no te puedas apretar una Russian Imperial Stout, pero como que no pega.

Maridaje playero: Comtessa de marca blanca a medio derretir.

Y todo esto, ¿donde me lo sirvo?

Damos por sentado que no se te va a ocurrir beber a morro, ni que tampoco vas a ir a la playa con toda la cristalería a cuestas, así que hay que elegir un recipiente que se adapte a todo. Mi voto particular es para la típica jarra alemana o la pinta americana. En mi decisión se impone la resistencia y la comodidad frente a otros factores, aunque asumo que para muchos es un sacrilegio usar una jarra para según qué estilos.

 

Hay muchos más estilos que podrían encajar, pero con esto cubrimos un buen rango de sabores y aromas sin complicarnos demasiado. ¿Tenéis alguna otra recomendación?, ¿Cuál sería vuestra nevera perfecta? Estaremos encantados de oir vuestras recomendaciones.

 

Previous post

La Sagra apuesta por una creatividad innovadora para promocionar su Summer Ale

Next post

El BBF cerró la temporada cervecera con una nueva edición del BBF LAB

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *