Opinión

La Cerveza artesana según el amigo Luque

‘Contra los talibanes de la cerveza artesana’. Así titula su artículo publicado en el blog ‘El Comidista’ del diario ‘El País’, Jordi Luque. El articulista, al que no tengo el gusto de conocer personalmente pero al que no tendría problema alguno de invitar a una caña, carga contra lo que él considera la ‘moda de las cervezas artesanas’. Lo hace con crudeza, sin argumentos más tangibles más allá de su indudable amor y pasión por la caña de bar de toda la vida, aquella tirada en locales abarrotados y cabezas de gamba y servilletas baratas arrojadas en el suelo. Vaya por delante que soy un fan de ese tipo de bares y de esa cerveza, como Luque la llama, ‘industrial’. El botellín, el tercio , la ‘litrona’ y la caña forman parte de mi mapa vital. En algunas noches de este verano de canícula de récord con sabor a otros tiempos, me llego a despertar incluso empapado en sudor y con una visión inquietante en la retina de mi ojo: me veo en un banco de madera del parque de mi barrio en el sur de Madrid compartiendo una ‘litrona’ con los ‘colegas’ del instituto. Aterrador, amigo Luque.

Quizás, por mi afición a la ‘mahou’ de toda la vida en cualquiera de sus múltiples formatos valoro en su justa medida el esfuerzo que muchos fabricantes están realizando para hacer otro tipo de cerveza, llamémosla artesana, de autor o simplemente ‘cerveza no industrial’. Es un movimiento, pese a quien pese, enriquecedor, que está sacando del armario a una bebida mucho tiempo arrinconada y que si está, en estos momentos, ‘de moda’, es por méritos propios. En este mundo hipercompetitivo nadie regala nada a nadie y si la cerveza vive su particular momento de gloria es porque los profesionales del sector están haciendo las cosas bien, con rigor, esfuerzo y profesionalidad. Como en todo, habrá aciertos y errores pero, atada al empuje de la ‘artesana’, la cerveza está viviendo su edad de oro. Dice Luque que “la cerveza es el soldado raso de la bebida”. Que a nadie se le olvide que las batallas las ganan los soldados y las suelen perder los generales. A tu salud, amigo Luque.

Previous post

Amstel se vuelca con el Aste Nagusia bilbaino

Next post

BIRRA ZUZENEAN - II festival de la cerveza artesana de Vitoria-Gasteiz

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *