Opinión

Pescados, Umami y cerveza, ¿Es posible? by Eduardo Barbosa, brand ambassador Pilsner Urquell

unnamed

Eduardo Barbosa, Brand Ambassador Pilsner Urquell

 

Eduardo Barbosa, brand ambassador de Pilsner Urquell, atraviesa el ecuador de los diez artículos sobre cerveza, gastronomía y maridaje que está publicando en factoriadecerveza.com. Hoy escribe sobre un mundo desconocido: pescados, umami y cerveza. Una combinación que en la pregunta del titular del artículo  avanza la complejidad de la respuesta pero que Barbosa no tiene dudas en contestar: es posible. Nos explica cómo en las siguientes líneas.

 

Durante mucho tiempo, hemos vivido con la idea de que los sabores principales que podemos detectar en cualquier alimento son cuatro: ácido, dulce, amargo y salado. Pero desde hace poco, se identificó un quinto sabor llamado umami.

El umami, que en japonés significa delicia, es una palabra que engloba la calidad sabrosa de algunas comidas y, en ocasiones, de la cerveza. Se percibe como un sabor sutil de regusto prolongado que nos induce a la salivación y a una sensación aterciopelada en la lengua que estimula la garganta, el paladar y la parte posterior de la boca.

Muchos de los alimentos que comemos a diario como el pescado azul, entre otros, son ricos en umami, y una cerveza estilo Pilsen con un toque lupulizado puede ser el culmen a la hora de acompañarlos. Sardinas, atunes, salmones, boquerones, caballas, bonitos, anguilas… son pescados con un alto contenido en grasa y un sabor más acentuado que los pescados blancos, haciendo que el acompañamiento de estos con una cerveza sea garantía de éxito.

En nuestra gastronomía, podemos encontrar el pescado azul con distintos procesos de elaboración y, para todos ellos, Pilsner Urquell tiene su hermanamiento perfecto:

  • PESCADOS EN SALAZÓN. Como las anchoas o la mojama de atún. Ambos son pescados fuertes, ricos en umami, con notas yodadas y una textura grasa donde encuentran en Pilsner Urquell el equilibrio perfecto, limpiándonos la boca de la grasa residual y aportando frescura a la salinidad dejada por el plato.
  • PESCADOS AHUMADOS. Aunque el atún, el bacalao y la anchoa están ganando adeptos en la cocina de vanguardia, el salmón es el rey indiscutible. El toque ahumado del salmón se enriquece con los aromas herbáceos y especiados que proporciona el lúpulo de Saaz creando una sutil complejidad muy agradable.
  • ESCABECHES. La armonía que presentan platos como el atún, las sardinas y el bonito en escabeche con Pilsner Urquell es impresionante. La acidez de estos, se equilibra rápidamente con la dulzura de la malta y el ligero amargor de la cerveza realza el verdadero sabor del pescado.
  • PESCADOS A LA ESPALDA. Es una de las formas más tradicionales de nuestra gastronomía para cocinar pescado manteniendo su sabor natural. El sofrito que se añade elaborado a base de ajos, guindilla, perejil y vinagre lo hace incompatible con otras bebidas. Sin embargo con nuestra Pilsner favorita, la armonía está asegurada. La acidez del vinagre, el picante de la guindilla y la potencia del ajo, encuentran en la malta de Pilsner Urquell el equilibrio perfecto.
  • COCINA JAPONESA. Vivimos en la fiebre del sushi. Es un alimento muy saludable y hoy en día, lo podemos encontrar hasta en el supermercado. El amargor y aroma que nos deja el lúpulo de Saaz, potencia el umami de la salsa de soja y el pescado crudo, haciendo de este maridaje uno de los más recomendables.

NA ZDRAVÍ

Previous post

La imagen del día: Sevebrau toma la palabra en La Tape

Next post

La Sagra busca este fin de semana al más chulapo de Madrid

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *