Opinión

Cervezas nacionales que sobreviven a los Beerhunters, por Aitor Arrubarrena (Geobirrero)

Aitor Aurrabarrena, influencer cervecero a través de su cuenta en twitter e instagram y su propio blog, conocido por todos como Geobirrero, se estrena como columnista en factoriadecerveza.com con un artículo en el que reivindica algunas de las cervezas nacionales que llevan tiempo formando parte del catálogo de referencias imprescindibles.


Llevamos poco de este 2019 y ya existen muchos pronósticos de gente conocida del “craft” nacional, elucubrando sobre las tendencias que este año serán punteras en el sector cervecero artesano.

Muchos y muchas estaréis de acuerdo conmigo en que cada vez existen más y más referencias nuevas casi a nivel semanal de muchas marcas cerveceras y que, si se apura un poco, muchas de ellas no podríamos llegar ni a probarlas una sola vez (porque en muchos casos no se vuelven a realizar).

Soy el primero que le encanta ir a los locales y ver en las pizarras novedades, pero también soy el primero en cansarse de ver que la mayoría de esas novedades se centran en NEIPAs, DDHs o Hazys…por lo que con este artículo de opinión, intento romper drásticamente con la tendencia actual y revindicar aquéllas cervezas que nos llevan acompañando durante los últimos años (y que en muchos casos, nos introdujeron en el mundillo “craft” a nivel nacional) con notable éxito de rotación, de recetas bien
conocidas y de lotes muy regulares en cuanto a calidad.

Me parece más que razonable e inteligente por parte de una microcervcería que disponga de una línea de cervezas que les hagan ser bien reconocibles en el mundo cervecero. Esto no quita que también se dedique a hacer cervezas estacionales o de temporada e incluso colaboraciones mensuales con otras fábricas. Al final, todo suma si la cerveza es buena.

1El curioso caso de Dougall’s

Tenía que ser en Cantabria (Infinita como dicen), donde Dougall’s ha creado un surtido de recetas cerveceras muy conocidas en España y que con el paso de los años se siguen consumiendo gustosamente. Son las viejas “rockeras” 942, 942 IPA, IPA 4 y Happy Otter, las que han creado “terror” en los gaznates de mucha gente. En concreto el caso de la 942 (pale ale) y la Happy Otter (american pale ale) es de traca. Soy incapaz de no probar los nuevos lotes frescos de estas dos maravillas cerveceras, con baja graduación de alcohol y una “gustosidad” en boca envidiable. ¿Quién no las sigue probando con el paso de los años?

2- Sin IPA’s no hay paraíso.

En pleno burbujeo de cervezas turbias o achampanadas, en España disponemos de dos clasicazos en forma de IPA, que en cuanto sus distribuidores las empiezan a mover con lotes recién hechos… ¡vuelan!Rivales y a la vez amigas del alma durante los últimos años, son la Goma 2 de Caleya e Imparable de Basqueland. Bien alejadas de las tendencias actuales, pero no hace falta reivindicarlas en exceso porque siguen estando a un nivel muy alto y la gente echa mano de ellas sin dudar un instante. ¡Qué siga esta sana rivalidad!

3- La “sopa” boba de Garage

Al escribir estas líneas venía de tomarme una media pinta de uno de los últimos lotes frescos de la SOUP (NEIPA) de Garage. Su auténtica referencia de cabecera y que con el paso de los lotes se ha consolidado a la perfección como una de las mejores en el panorama “craft” español. Turbia como ella sola, fue de las pioneras en este estilo tan “trendy” en la actualidad. Garage le debe mucho a su “sopa” y nosotros le debemos a Garage poder seguir disfrutando de esta auténtica veterana en los grifos de los locales “craft” nacionales (e internacionales). ¡No dejéis de repetirla!

4- De nómadas por el mundo “craft”

Hacen cerveza aquí y allá, pero repitiendo recetas como la Hop Fiction o la LLIPA, La Quince se ha consolidado como una de las más sólidas marcas cerveceras nómadas de España. Estoy plenamente convencido de que prácticamente todos los que estáis leyendo el artículo, más de una y de dos veces habéis brindando con este par de referencias. Personalmente, LLIPA fue uno mis primeros contactos con las cervezas amargas y la experiencia fue bastante sorprendente. Desde entonces, si sigo viéndola, no dudo en pedirla y recordar viejos tiempos.

5- No hay excusa para los celíacos cerveceros

Ser celíaco y amante de la cerveza debe de ser muy frustrante. Para aliviar en parte este impedimento, todo celíaco que quiera seguir disfrutando de buena cerveza tiene a su disposición desde hace años, la Blonde Ale Sin Gluten de Cervesa Espiga. Esta dorada referencia gusta a propios y extraños con su baja graduación y su capacidad para hacerte repetir. Más que disponible en tiendas y bares especializados, se trata de una verdadera veterana que sigue dando guerra.

6- Cervezas colaborativas que resisten en el tiempo

Eso debieron de pensar La Quince, Drunken Bros, Gross y Bidassoa Basque Brewery un buen día hace años ya, para realizar Hop Hunters. Oscura, ligera en boca y que puede llegar a encender los ánimos de más de uno porque de alcohol no va coja. Siempre que se acerca el frío, puedes encontrarla de nuevo lote en las estanterías de muchos locales. Otro buen caso de colaboración cervecera exitosa es la de Cervesa Guineu y de nuevo La Quince. En este caso hablamos de Vanilla Black Velvet. Un auténtico “cervezón” que puede acompañar perfectamente a cualquier postre. Tiene muchas variantes, todas muy recomendables.

7- Receta de autor

Da igual si se ha hecho en dos fábricas distintas si su autor la tiene perfectamente diseñada y probada. Confiando en la actualidad su elaboración a Cervezas SanFrutos. Boris de Mesones nos tiene encandilados con su Vikingathor. Como muchos ya sabéis, se trata de una cerveza con un color caramelo tostado muy característico, una calidez en boca envidiable, una ligereza en boca formidable y una facilidad para hacerte con ella fuera de toda duda. ¿Cuántos lotes van ya? Da igual, en SanFrutos siguen encantados de fabricarla.

8- Lo veo todo negro

Vamos con las dos Imperial Stout españolas que más resacas han producido y que siguen produciendo hoy en día: Aupa Tovarisch de Laugar Brewery y Black Block de Cerveses La Pirata.
Aquellos amantes de las cervezas negras (me incluyo) han tenido qu probar (y volver a probar) alguna vez estos dos “petróleos”. Es tan conocida Aupa Tovarisch que tiene hasta su propio día del año el “Tovarisch Day” y ambas cervecerías son tan amigas que tuvieron la genial idea de “fundirlas” en una sola, y realizar en Gordexola, la Tovarisc Block y en Suria, la Block Tovarisch

9- Mi pizarra “vintage” nacional

Sólo queda ya diseñar una pizarra de bar con 10 grifos, con una selección de las más veteranas cervezas artesanas nacionales. Ahí va la mía:

1- Blonde Ale Gluten Free (Cervesa Espiga)
2- Happy Otter (Cervezas Dougall’s)
3- Hop Fiction (La Quince)
4- Imparable (Basqueland)
5- SOUP IPA (Garage)
6- Hop Hunters (Colaboración)
7- Vikingathor (Boris Brew & SanFrutos)
8- Vanilla Black Velvet (Guineu & La Quince)
9- Black Block (La Pirata)
10- Aupa Tovarisch (Laugar)

Y tú, ¿cuál sería tu elección?

Previous post

La Asociación de Cerveceros Valencianos, en la Beerattraction de Rímini

Siguiente Post

¿Quién es quién en la cerveza en España? José Blasco, fundador Fogg Bar

2 Comentarios

  1. Manolín
    febrero 18, 2019 at 2:04 pm — Responder

    Soma Combo es un clásico moderno

  2. Geobirrero
    febrero 18, 2019 at 7:59 pm — Responder

    Tú lo has dicho, aún algo moderna pero muy buena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *