Entrevistas

David Castro, presidente de AECAI: “Gracias a los cerveceros artesanos el público está descubriendo ese mundo perdido que durante 50 años hemos tenido en España”

David Castro Benito (Madrid, 1971) es el alma mater de Cervezas Cibeles y presidente de AECAI, la Asociación Española de Cerveceros Artesanos Independientes. En una entrevista concedida a los medios oficiales de la AECAI hace unas semanas, Castro hizo un repaso de la situación que vive el sector.

Para Castro, una de las claves del momento es la diferenciación entre cerveza artesana e industrial radica en que “la cerveza artesana es la que es fiel a un estilo desde el punto de vista de volumen, de ingredientes y desde un punto de vista organoléptico. Hablamos de pequeñas producciones, de no pasteurización y de cervezas donde realmente prima el sabor, el olor, la textura y el color frente a las grandes producciones que, al final, descontextualizan al ingrediente y a las materias primas, intentando buscar una mayor eficiencia y eficacia respecto a la cantidad de alcohol que vamos a tener en la cerveza o respecto a otros parámetros. Es decir, son triquiñuelas para conseguir hacer una cerveza más barata. Ahí es donde está la gran diferencia: volumen y materias primas“.

Para el presidente de Aecai, el sector de la cerveza artesana en España, ha cambiado “muchísimo” y añade que “las grandes cerveceras se están empezando a subir al carro para hablar de lúpulo, de malta y demás; hablan de sabores, aromas, estilos y variedades de cerveza. Hay otras grandes cerveceras que utilizan terminología difusa, como ‘cerveza de bodega’ o el propio término de ‘cerveza artesana’ cuando, en realidad, son cervezas que tienen tiradas de millones de hectolitros, lo cual confunde al consumidor. En este sentido, creo que el regulador tiene que dar una vuelta a esa terminología difusa y ser un poco más concreto y conciso con respecto a la definición de lo que es cerveza, su tipología y su elaboración” .

Castro pone el dedo en la llaga en uno de los conflictos que afectan al sector industrial y artesano en el que habla de políticas de restricción del mercado “ como los contratos de rappel adelantados donde el artesano no puede competir, o como dar dinero para remodelar un local, donde el artesano tampoco puede competir. Hay pocos hosteleros que actualmente puedan luchar o renunciar a ello y es una de las grandes barreras de entrada de la cerveza en el mercado español, cosa que no pasa en otros países porque hay más proteccionismo por parte del Estado para que los grandes cerveceros no puedan llegar a ese tipo de políticas” pero, avisa Castro, que “es cierto que disponemos de las vías para poderlo gestionar. La diversidad y variedad de cervezas que tenemos y el hecho de no todos los hosteleros van buscando un beneficio directo sin vender una sola cerveza –porque no todos son iguales-, realmente determinan que tenemos margen de mejora. El mercado va a seguir creciendo, aunque es cierto que ya se ha llevado a algunos cerveceros por delante. Tenemos que tener claro que esto es un negocio y que aquí confluyen las mismas cosas que en el resto de negocios: tienes que tener algo que te diferencie de los demás, tienes que saber gestionarlo para que sea productivo y tienes que saber vender lo que produces. Y no es fácil gestionar esas barreras de entrada que nos ponen los grandes cerveceros. Pero hemos seguido creciendo, se están creado nuevas empresas cerveceras y el mercado seguirá en expansión durante, al menos, calculo, seis o siete años”

Sobre la calidad de las cervezas artesanas, el presidente de la Aecai, asegura que “creo, sinceramente, que en España se está haciendo muy buena cerveza. Es cierto que la mayoría de los cerveceros no hemos tenido los recursos adecuados para desarrollar y evolucionar nuestras recetas. Pero sé que esos recursos llegarán, tarde o temprano, ya sea por caja o porque venga un inversionista o contemos con los socios adecuados. A día de hoy, la diferencia entre la cerveza artesana española y la de otros países con mayor tradición se va acortando mucho. Quizás nos falte algo más en estabilidad y quizás nos falten esos trenes de embotellado que valen muchísimo dinero y que nos van a dar ese punto de calidad necesario para estabilizar nuestra cerveza”

En este contexto, Castro adelanta que los objetivos de la Aecai no son otros que “la difusión de la cerveza artesana, de la cultura de la cerveza, la defensa y representación de sus asociados en los organismos públicos y otros colectivos y, sobre todo, propiciar una definición concreta de lo que es la cerveza artesana en España” y añade que “para asociarse lo único que hay que hacer es tener una fábrica de cerveza propia; que la fábrica no tenga unas producciones por encima de los 50.000 hectolitros al año; y que realmente no se utilicen otros ingredientes más allá de la malta de cebada, malta de trigo, agua, lúpulo y levadura. Sí se pueden utilizar otros ingredientes, pero no para obtener exclusivamente extractos, seco primitivo o para obtener una cantidad mayor de cerveza con menos materia prima. Esto para nosotros es fundamental. Y luego, además, pedimos pasión, que es lo que marca el hecho de que estemos asociados para poder competir todos juntos y unidos. El enemigo no está entre nosotros, sino que el enemigo se llama contrato de rápel adelantado”

Previous post

Green King distribuirá Estrella Galicia en el mercado británico

Next post

La Cerveceria Lúpulo reabre sus puertas en Toledo con Domus como gran protagonista

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *