General

De profesión cervecero, resiliencia asegurada por Ana García Martí

Ana García Martí, es Coordinadora Académica de la Fundación Benéfico Docente de la Escuela Superior de Cerveza y Malta (ESCYM)

La profesión de cervecero no es de anteayer y su resiliencia está demostrada teniendo en cuenta que su origen se remonta, con distintas interpretaciones, fechas e investigaciones, a tiempos muy (pero que muy) pretéritos a la organización socioeconómica que vivimos actualmente. Pero pongámonos en situación; en la actual, concretamente.

No lo neguemos: como tantos otros sectores profesionales, el cervecero las ha pasado canutas con la crisis de la pandemia sanitaria y ahora tiene que ingeniárselas, con esfuerzo, creatividad y mucha más diversificación que nunca, para sortear al marcado momento inflacionario que está encareciendo su producción; mucho más de lo que las cerveceras pueden permitirse repercutir en una subida de precios del producto.

Pero tampoco lo neguemos: el sector cervecero venía creciendo hasta 2019 a buen ritmo (hasta que la pandemia cerró incluso bares y restaurantes, entre tantas otras cosas) y es previsible que siga haciéndolo cuando pasemos, del todo, este bache que encadena diferentes circunstancias.

Los datos de la cerveza

A los datos me remito: según el Informe Socioeconómico de la Cerveza en España de Cerveceros de España relativo al año 2019, el consumo de cerveza superó los 41,3 millones de hectolitros, con un crecimiento del 3,4 % respecto año anterior.

En 2020, por esa crisis sanitaria, las cifras cayeron hasta 36,4 millones de hectolitros, pero ya el pasado año, en 2021, la cifra se acercó a los niveles prepandemia, con más de 40 millones de hectolitros. Y las perspectivas son buenas para este 2022 que entra en su recta final.

Pero es que los pequeños, los cerveceros artesanos, también reflejaban buenos números hasta 2019, con un crecimiento a doble dígito que, según su Informe Técnico de la Cerveza Artesana e Independiente, había aumentado su producción en un 79,5% en el periodo 2015-2019. Y aunque en estos años ha habido ajustes y cierres de unos cuantos pequeños, los datos más recientes de productores siguen reflejando salud, asentamiento y, también, nacimiento de nuevos proyectos artesanales. Con más diversificación, sí, pero con el convencimiento de que la cerveza artesanal llegó para quedarse en el mercado español.

Por eso, los que nos dedicamos a la formación de profesionales de la cervecería y la maltería, sabemos que el sector cervecero sigue creciendo a buen ritmo en España hasta el punto, y con datos muy frescos, de este mismo verano, de que el país está en el pelotón de cabeza de los países productores de cerveza. De hecho, Eurostat ya sitúa a España como el segundo productor, solo por detrás de Alemania, y con un crecimiento en 2021 del 10%.

La necesidad de profesionales cerveceros

Todos esos datos los refrendamos, además, porque las empresas de este país (y también de otros fuera de España) siguen enviándonos a su personal a la Escuela Superior de Cerveza y Malta (ESCYM) para su formación y siguen proponiéndonos nuevos enfoques formativos conforme avanza sectorialmente la producción cervecera. Y a ellos se suman aquellos particulares que quieren adentrarse y dedicarse profesionalmente a la cervecería.

En enero de 2023 comenzaremos la que será la 58ª promoción del Máster en Ciencia y Tecnología Cervecera, desarrollado actualmente por la Universidad de Alcalá (UAH) y la Escuela Superior de Cerveza y Malta (ESCYM), entidad esta última, que se erige como la decana en la formación de profesionales cerveceros de España, impartiendo sus cursos y formaciones desde el curso 1965-66 y de manera ininterrumpida. Y lo subrayo porque ni la pandemia nos detuvo en dicha formación. Sencillamente porque hacen faltan profesionales expertos en cerveza y malta.

Y, de hecho, esperamos que pronto sustituyamos algunas de las fotografías que podéis ver todavía con mascarilla en nuestra nueva web, www.escym.com, por otras donde esta no sea necesaria.

Buenos datos de inserción laboral

Llevo insistiendo en ello en los últimos meses: los datos que manejamos desde la Escuela Superior de Cerveza y Malta nos hablan de más de un 99% de inserción laboral entre los alumnos que pasan por nuestro Máster, teniendo en cuenta las contrataciones y los periodos de prueba o prácticas en empresas del sector.

Así que, si los datos no engañan, ¿quién quiere #serMaestroCervecero o profesional de la cerveza?

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba