Opinión

En mi pueblo han montado una cerveceria por Esteve Puigpinos, Cerveza 90 Varas

Esteve Puigpinos, fundador de la cervecera 90 Varas, debuta como columnista de factoriadecerveza.com. Nos habla del proyecto que ha creado junto a sus socios en la localidad segoviana de Cerezo de Abajo.

Crónica de un emprendedor cervecero en el mundo rural

La producción de cerveza en el mundo rural se convierte en un proceso artesanal cargado de sentido, como casi todo lo que se hace en un pueblo. Aquí el ritmo lo marca el entorno.

El nuestro, Cerezo de Abajo, es un pequeño municipio segoviano que puedes atravesar con la mirada. Aquí nos conocemos todos porque invariablemente eres el hijo, el yerno o el nieto de alguien. En invierno el pueblo languidece porque aquellos que pasan la primavera, el verano y parte del otoño, emigran a las grandes ciudades al amparo de casas calientes y servicios próximos.

Hoy hemos programado elaborar nuestra lager aprovechando las bajas temperaturas del invierno serrano; es un lujo notar como el frio la hace madurar. Los días de cocción casi siempre arrancan en la oscuridad y vemos amanecer con la primera maceración, un carabo anuncia la salida del sol por el Puerto de la Quesera.

Dentro de la cervecería, la temperatura comienza a convertir el lugar en un sitio acogedor. Mientras el mosto se va calentando, es el momento de ir a buscar el pan. Un paseo mientras miras la carretera… hoy parece que no hay mucho tránsito. Felix, el cartero es un tipo realmente entrañable que aparece a media mañana. Nunca había recibido una factura con tanta alegría. Un rato de charla, risas y buen rollo y cada uno a lo
suyo.

El primer mosto ya está enfriándose, hemos sacado la primera cebadilla y tenemos de nuevo el macerador lleno. La cosa pinta bastante bien. El sol reina en el firmamento algunas nubes coronan la Peña Cebollera, la pareja de milanos que anidan cerca de la cervecería planean elegantemente mientras nos observan.

Alfredo enfila la cuesta y se acerca a la puerta del obrador. Viene a comprar cerveza y ya de paso aprovechamos para compartir un trago y hablar de su experiencia en cervezas El Águila, una autentica enciclopedia cervecera y un placer de persona.

Cinco minutos para preparar algo de comer mientras acaba la segunda cocción, el cuerpo lo necesita porque los sacos de malta no se mueven solos. Cuando acaba la cocción, el sol comienza a hundirse en la meseta por el oeste. Ya hace rato que nos ha dado la espalda, pero ahora ya hay penumbra. La temperatura baja rápidamente y aún tenemos que limpiar todo a conciencia.

La imagen de la chimenea encendida resulta más sugerente que nunca. Toca descansar, cenar y relajarse un rato. Fuera hace frio, esta noche nevará. Mañana será otro día, en el camino de la Sierra, la noche cerrada invita a pasear a Tana, con el trabajo hecho y todo limpio, la
felicidad, no entiende de temperaturas, ni de luces, somos unos privilegiados…..

Previous post

Bierkonig Mallorca Craft Beer, patrocinador del fútbol aficionado

Siguiente Post

Mad Cat distribuirá en Madrid la cervecera vasca Baias

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *