Reportajes

Cerveza Bailandera, un proyecto diferente en la Sierra de Madrid

Cerveza Bailandera nació en Bustarviejo, una pequeña localidad de la Sierra de Madrid, un espacio desde donde han puesto en marcha una forma especial de hacer y entender la cerveza. Formada como una cooperativa de mujeres nacida en 2015 » con el ánimo de hacer una cerveza artesana de calidad, y de contribuir al desarrollo de planteamientos alternativos a las formas tradicionales de organización empresarial«, explican desde una nota de prensa.

Bailandera, que está inmersa en la organización de la segunda edición de BustarBeer, la feria que llena de cerveza artesanal la localidad donde nacieron, Bustarviejo, explican sobre su filosofía de trabajo que «nos importa el resultado de nuestro trabajo y la forma en la que lo hacemos, desde los postulados de la economía social y solidaria, fomentando la responsabilidad con nuestro entorno y con nuestras vidas. Para ello
ponemos en valor distintas líneas de acción»

Bailandera, defiende su forma de organización como una cooperativa horizontal formada por cinco mujeres «en la que todas somos iguales»
y en la que tiene un gran valor la concepción del producto, que desarrollan « usando ingredientes ecológicos y fomentando prácticas respetuosas con nuestro entorno, cerrando ciclos, exprimiendo a fondo los recursos que utilizamos y favoreciendo que devuelvan todo su potencial al lugar en que
vivimos. Nuestras maltas no sólo configuran la base de nuestras cervezas, sino que, una vez usadas para hacer el mosto base, alimentan a animales y huertas de diversas productoras de nuestro entorno. Nuestra maquinaria es reciclada de otros campos de producción y reconvertida para nuestro trabajo, en una pelea constante para revertir la obsolescencia programada de gran parte de la tecnología que nos rodea»

Dentro de esa línea de acción, desde Bailandera, fomentan el intercambio con el sector, desde el conocimiento al trueque de productos, en el desarrollo de una estrategia basada en la coopeación y «no en la competencia»; una línea que tuvo su último capítulo hace unos meses con el lanzamiento de Lolita, una cerveza elaborada a tres manos con los segovianos de Veer y los también madrileños de Gabarrera y que está elaborada con lúpulo ecológico.
Toda una filosofía que trasciende el trabajo y que se convierte en un modo de vida. Así es Cerveza Bailandera, un proyecto diferente.

Previous post

El Informe sobre el Estado de la Cerveza Artesana en Cataluña desvela un incremento del 20% de la producción

Siguiente Post

El Mareena Craft Beer Fest vendió 14.000 vasos en su primera edición en Valencia

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *