GeneralOpinión

La revolución de las cervezas con verdadera personalidad por Rosa Matías

Matías reflexiona sobre la gran presencia de la cerveza artesana en templos cerveceros como son Inglaterra o Bélgica y las razones por las que en España les está costando más ganar cuota de mercado

Por Rosa Matías, directora de Marketing de Cerveza 90 Varas

La cerveza artesanal está experimentando un auténtico renacimiento en Europa en los últimos años, sacudiendo los cimientos de un mercado dominado durante demasiado tiempo por las grandes cervecerías multinacionales y sus insípidas e industrializadas lagers.

Esta revolución cervecera empezó en países con gran tradición como Reino Unido, Bélgica y Alemania, donde miles de pequeñas cervecerías artesanas rescatan viejas recetas y experimentan con nuevos estilos, devolviéndole a la cerveza su autenticidad y riqueza de matices. La diversidad en el Reino Unido es asombrosa, con unas 2.000 cervecerías que ya acaparan el 20% del mercado, arrebatando cuota a las insustanciales lagers industriales. En Bélgica, cuna cervecera por excelencia, las artesanales representan el 15% desafiando a las grandes marcas.

La fiebre por las cervezas de verdad, elaboradas con esmero y los mejores ingredientes naturales, se ha propagado como una saludable reacción contra la hipster-estandarización y el aplanamiento de sabores que impusieron durante décadas los grandes grupos cerveceros. Hoy, cervecerías artesanas de Italia, Francia, Países Bajos o los países nórdicos acaparan entre el 5% y el 10% de sus respectivos mercados nacionales.

En España, a pesar de llegar con retraso, el auge de la cerveza artesanal no ha sido menos espectacular. De unas pocas cervecerías hace 15 años se ha pasado a más de 300 repartidas por toda la geografía. Cervezas de alta y baja fermentación con intensos aromas y matices frente a las insustanciales cervezas industriales imperantes. Sin embargo, la penetración de las cervezas artesanas se ve lastrada por la escasa cultura cervecera en un país con una gran tradición vinícola pero poca afición a las cervezas de calidad.

No obstante, las artesanas aún tienen una reducidísima cuota del 2% en el mercado español. Los consumidores muestran una excesiva fidelidad hacia las grandes marcas y sus productos estandarizados, perpetuando así su aplastante hegemonía comercial. La menor capacidad de distribución de las cervecerías artesanas y el modelo hostelero español financiado por las industriales también frenan su expansión frente a las omnipresentes e incesantemente promocionadas lagers comerciales.

Pero esta auténtica revolución cervecera augura nuevos e interesantes descubrimientos para quienes se atrevan a disfrutar de cervezas con verdadera personalidad, hechas con los mejores ingredientes y métodos tradicionales. Una apuesta por la calidad, la artesanía y la innovación frente a la masificación industrial que tanto empobrece el producto final. Un soplo de aire fresco en el anquilosado sector cervecero español.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba