GeneralOpinión

Lúpulo (ecológico) y cerveza artesana. ¿Cambiará algo en 2024? por Santiago Santos

Lúpulos Cantaleón explica la situación que viven los productores de lúpulo ecológico en España

Santiago Santos es fundador de Lúpulos Cantaleón, productor ecológico situado en la ribera del río Eresma, en León.


Con la campaña de lúpulo 2024 a punto de comenzar en unas pocas semanas, a medida que las plantas empiecen a despertar de su letargo invernal, y con las fábricas planificando el año cervecero que empieza, es un buen momento de reflexionar sobre cual es el estado de esta asociación entre los productores de
un ingrediente clave y sus usuarios. Así desde la perspectiva del pequeño productor de lúpulo, el panorama se puede caracterizar por los siguientes hechos:

1 – Mercado mundial del lúpulo saturado por el exceso de producción, principalmente en Estados Unidos y reducción de la demanda global desde 2020. Es un hecho que el año pasado se arrancaron parcelas en Estados Unidos por una superficie superior a toda la existente en España, por ejemplo.
2 – Demanda de lúpulo nuevo estancada por la obligación de cumplimiento de contratos firmados por cerveceras en los años pasados.
3 – Aumento de costes de producción, tanto para los cerveceros, como para los agricultores.
4 – Búsqueda de optimización de la producción de cerveza, por lo que se descartan insumos de costes mayores aunque tengan más valor añadido o itangible.
5 – Dificultades para los pequeños productores de hacer llegar su producto a los cerveceros, por la falta de conocimiento y confianza.
6 – Las variedades más demandadas cambian con los años, muchas de ellas están bajo licencia. El agricultor necesita 5 años para poner en producción las plantas y reaccionar a la demanda.

Y ya si centramos la perspectiva en la producción de lúpulo ecológico; como en nuestro caso, con costes mayores, dado el menor rendimiento por igual superficie las dificultades son más para poder justificar ante el cervecero el precio del producto frente a una tendencia a la baja en el mercado global.
Aunque el recorrido de nuestro proyecto, Lúpulos Cantaleón, es aún corto, si que podemos expresar cómo se ve el panorama desde lo alto de nuestro lupular.

Si bien el contexto en el que el proyecto nació no fue el mejor, justo en medio de la crisis del Covid y después seguido de una inflación rampante, siempre confiamos en la calidad del producto que sale de nuestras parcelas, equiparable a calidades venidas de fuera para las mismas variedades. Lo mismo podemos decir de otras iniciativas análogas a la nuestra en España.

Sin embargo, ha sido muy complicado hacer llegar al cervecero y al consumidor el valor de esa calidad y el trabajo que hay detrás de esos gramos de Humulus lupulus por litro que lleva una cerveza artesana. El actual contexto presenta un momento de oportunidad para hacer ver al cervecero que el lúpulo no sólo son unos pellets o extractos de variedades producidas por todo el mundo y que se echan en un mosto.

Además, el llamado “oro verde” ha servido como imagen, leitmotiv y gancho del auge de la cerveza artesana en la década pasada. Y eso en un sector que se precia de apostar por lo local, la proximidad y la calidad, es algo que no debemos desaprovechar. También el lúpulo es el motor económico de comarcas enteras por toda Europa, y la provincia de León en particular para España. Tenemos todo un potencial por explorar y desarrollar como productores de lúpulo.

En el posible punto de inflexión que se presenta dado el complejo contexto en que está el sector de la cerveza artesana en España, nos gustaría trabajar codo con codo con el cervecero. Hacerle conocer cómo se consigue el producto final, los factores que influyen en el proceso desde que los primeros tallos asoman en el campo en Marzo, hasta Septiembre, cuando las flores se empaquetan y se procesan. También hacerles entender toda la inversión que hay detrás del proceso, tanto de maquinaria agrícola, como de instalaciones en el campo y en el obrador donde se seca y se empaqueta.

A los productores nos gustaría saber cuales son sus necesidades honestas, sin las ataduras de contratos ni modas. Y hacerle entender los desafíos a los que se enfrenta un agricultor actualmente, y mucho más aquellos que se dedican al lúpulo. Hoy en día, España es deficitaria en lúpulo, pero sabemos de primera
mano, que aquellos productores enfocados al mercado cervecero artesanal, están encontrando mayor mercado fuera, en la Unión Europea o Reino Unido.

Esta paradoja, a la que es difícil de encontrar explicación es quizás el hecho más sorprendente del contexto actual.
¿Puede ser el 2024 el año para cambiar esta dinámica y empezar a caminar de la mano cerveceros y productores de lúpulo?
Espero y deseo que sea así.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba