Cerveza de ImpactoGeneral

Nuestro Campo, Nuestra Cerveza por Juan Cereijo

Juan Cereijo analiza la situacion del mercado cerealista y su impacto en el sector cervecero

Juan Cereijo es CEO de Cerveza Mica

Estamos viendo la indignación de los agricultores, por desgracia son escenas que nos suenan de otras veces. Y por desgracia, se alarga la protesta sin soluciones definitivas.

Lejos de cuidar y fomentar la vida en los pueblos, el trabajo en el campo y la optimización de las condiciones de quienes nos cuidan, parece que se está lejos de que tengan una situación que les permita tener un horizonte laboral optimista.

Y es que el campo habitualmente ha sufrido una cierta indiferencia frente a la importancia de la actividad en si como motor de la economía, de nuestra alimentación y por lo que a nosotros nos toca de nuestra cerveza.

En España en 2022, se cultivaron cerca de 2,5 millones de hectáreas de cebada. Siendo la producción de malta según cerveceros de España 550.000 toneladas.

A todas estas circunstancias además hay que tener en cuenta que llevamos unos años con cosechas muy irregulares debido al cambio climático.

Un sector imprescindible en dificultades en el que la población en general se ha volcado solidariamente a igual que lo hemos hecho en el sector cervecero.

(Evolución de los precios de los cereales. Fuente: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). 2023.)

Pero ¿Cómo ven los agricultores el sector? Desde su punto de vista ¿Cual es el futuro del cultivo de la cebada en España?

Entrevistando a algunos agricultores parece que todos coinciden. Actualmente la tonelada de cebada se vende a unos 200€, estos son 33 antiguas pesetas el kilo que por dar un dato hace más de 30 años se llegó a pagar hasta a 45 pesetas el kilo, creo que con este dato estamos muy lejos de una progresión.

La cebada subió ligeramente, pero ha vuelto a bajar. Sin embargo los suministros necesarios para el cultivo no han bajado en coherencia, esto mismo nos ha pasado a los cerveceros, que hemos tenido que ajustar los precios, y nuestras materias primas no se han terminado de ajustar, estando actualmente muy por encima de hace tan sólo 3 años.

El incremento de costes con subida de materias primas, IPC y los costes que conllevan el adaptarse a regulaciones estrictas hacen que el relevo generacional en la agricultura si ya era complicado, sea ya casi insostenible.

Cada vez los agricultores con las nuevas tecnologías pueden cultivar mayores terrenos y también las semillas actuales son mejores y más eficaces, si, pero el resto de circunstancias hace que sea un trabajo poco atractivo para las nuevas generaciones, haciendo que el relevo generacional sea otro gran problema.

Además con unos seguros cada día más desconfiados con un clima más inestable, estos encarecen. Todo esto se junta que cada día hay una mayor burocracia haciendo que los agricultores dediquen mucho tiempo delante del ordenador y no en el campo. No hay que olvidar que esta es una profesión pasional, con lo cual el agricultor cada día va teniendo menos interés, ya que se parece muy poco a la que conocieron cuando eran niños y acompañaban a sus padres, y por la que decidieron ser agricultores.

Preguntando a éstos sobre lo que creen que va a pasar, lo tienen muy claro. Los terrenos de zonas rurales en los que no son de grandes hectáreas, es decir, poco eficientes, se cambiarán por otro tipo de cultivos como viñedos o se abandonarán. Los terrenos con grandes superficies, serán explotadas por empresas, y la figura del agricultor que todos conocemos desaparecerá.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba