Entrevistas

Pedro Rodríguez: «Cervezanía abarca toda la vida del homebrewer, desde el inicio a las elaboraciones más grandes»

Pedro Rodríguez forma parte del núcleo fundacional de Cervezanía, un proyecto que desde Sevilla ha dado el salto a vender en más de veinte países y que mantiene planes de crecimiento con la entrada en América y, cuando la pandemia lo permita, en China. Rodríguez nos explica el momento por el que atraviesa la empresa sevillana.

¿Cómo nació el proyecto de Cervezanía?

El origen hay que buscarlo en el nacimiento de Cervezas Albero, en Sevilla. Entramos en el mundo de la cerveza por tradición familiar. Empezamos en plena crisis, en el año 13/14. Albero fue la primera fábrica de cerveza artesana en Sevilla. Era una fábrica muy pequeña. Cervezanía nació como una deriva del proyecto de la cervecera. Unas fiestas de Navidad empezamos a enseñar cómo hacer cerveza porque era algo muy lejano para la gente. Íbamos preparando ingredientes en una cajita muy rudimentaria y nos quedamos sorprendidos de la cantidad de kits que comenzamos a vender. En muy poco tiempo, vendimos sesenta unidades. Ahí nos dimos cuenta de que el producto tenía muchas posibilidades y que en España no había mucho relacionado con esa idea. En base a ello, empezamos a confeccionar nuestro Kit Cervezanía y ya llevamos seis años. La experiencia nos llevó a darnos cuenta de que había un nicho de mercado desatendido y al que podíamos acceder haciendo un producto atractivo. Además, mucha gente que compra el Kit comienza a interesarse por la cerveza artesana.

¿Cómo habéis evolucionado durante estos seis años?

Hemos crecido mucho en todo lo que respecta a la industria del regalo y el comercio electrónico. El volumen de crecimiento que hemos experimentado ha sido exponencial. La mayor dificultad que tenemos ahora mismo es soportar ese crecimiento. Nos hemos especializado en e-commerce y marketing digital. Hemos estudiado mucho esas líneas de acción para estar siempre en un proceso de plena renovación. En este tiempo, también hemos entrado en Amazon y a través de su plataforma, vendemos en 26 países. Hemos creado marcas a nivel internacional y un producto muy valorado como es la máquina de elaboración de 30 litros. Se puede decir que hemos evolucionado y que ahora, en Cervezanía, cubrimos toda la vida del homebrewer, desde la iniciación a hacer elaboraciones más grandes.

Tenéis en vuestro catálogo dos marcas: My Brewery y Mon Petit Brassage, ¿Cómo articuláis cada una de ellas?

Con My Brewery estamos muy enfocados al mercado internacional mientras que con Mon Petit estamos centrados en el mercado francés. Las dos marcas surgen casi al mismo tiempo. El primer paso fue el producir el Kit Cervezanía con cinco idiomas, pero nos dimos cuenta de que en el mercado francés era más atractivo si resultaba un producto exclusivo mientras que la otra marca, My Brewery, tuviera un carácter más internacional.

¿Es el mercado francés clave para Cervezanía?

A día de hoy, tenemos las mismas ventas que en España. Además, tenemos presencia en muchos otros países. Creo que la clave es el trabajo. Cuidamos mucho a los clientes. También estamos presentes en grandes superficies y en Amazon.

Otra línea de vuestro negocio es la distribución. ¿Cómo estáis trabajando en ese segmento?

Es otro paso más que hemos ido dando. En 2018, por la propia dinámica de producción de kits, nos pusimos a mirar la malta y el lúpulo que consumimos y más o menos, tendríamos el tamaño de una fábrica grande de cerveza artesana. Descubrimos una maltería holandesa. The Swaen, de gran calidad y empezamos a trabajar con ellos desde cero. Tanto ellos como nosotros, estamos encantados con la relación que mantenemos y las cerveceras que usan nuestra malta están superfidelizadas. Hemos tenido un poco de suerte pero también hemos apostado por una maltería que casi nadie conocía.

¿Y con la distribución del lúpulo?

Estamos trabajando con Órbigo Valley, por lo que estamos haciendo una apuesta nacional. Tenemos menos variedad, pero muchas ganas de trabajar con lúpulos nacionales.

¿Cómo es la colaboración que mantenéis con varias cerveceras artesanas nacionales con las que hacéis kits con sus recetas?

Más que un acuerdo es una simbosiosis en la que ni pagamos ni recibimos ninguna cantidad a cambio. Lo hacemos con cerveceras amigas. A nosotros nos permite refrescar la gama de producto y a la marca le sirve como interacción, ya que cuando alguien compra un kit con la receta de una marca, es una sinergia con esa cervecera.

¿Por dónde va el futuro de vuestro proyecto?

Estamos siempre inventando cosas. En agosto, lanzaremos una nueva línea de producto que esperemos que desembarque con mucha fuerza. También entraremos con un kit de elaboración diferente y potenciaremos la línea de distribución para Sudamérica y Centroamérica a través de acuerdos con partners con los que queremos introducir los kits en grandes superficies.

¿Cómo os ha afectado el Covid-19?

Habíamos cerrado acuerdos importantes con China justo cuando empezó la Pandemia por lo que todo eso ha quedado en el aire. La parte de distribución ha estado bajo mínimos, pero el comercio online se ha multiplicado por cuatro durante el confinamiento. Toda la gama de productos de ‘háztelo tu mismo’ han crecido de manera considerable. Hemos tenido incluso que ampliar la plantilla. Cuando se acabó el confinamiento, volvimos a niveles razonables. Estamos trabajando con modelos de comportamiento social y estamos convencidos de que el comercio online va a seguir creciendo en otoño.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana
Previous post

Heineken prevé fuertes pérdidas a nivel global a causa de la pandemia de Covid-19

Siguiente Post

SanFrutos lanza una ronda de financiación con una nueva fábrica y un gran proyecto de futuro como objetivos

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *