Reportajes

¿Quién es quién en la cerveza en España?: Ricardo Barragán, Cervecería El Boliche

Foto. Ricardo Barragán (Izquierda) junto a Nicolás Larraga (derecha)

Cruce de senderos, de líneas de vida, de formas de entender el día a día; una trayectoria vital que desemboca en un proyecto singular: Cervecería El Boliche, el trabajo de toda una vida de Ricardo Barragán. Música, rock and roll, cerveza y un barrio como Vallecas se funden en una nave como es El Boliche. Todo suma.

Barragán, o Ricardo de ‘El Boliche’, como le conoce mucha gente del sector, es uno de los iconos históricos del mundo de la hostelería y de la cerveza en Madrid. En 2020 su Cervecería cumplirá treinta años. Tres décadas a pie de calle. No es fácil cumplir 30 años en prácticamente nada en la vida. Mucho menos en un negocio como es un establecimiento hostelero.

Ricardo recuerda que «este proyecto surgió de la cerveza de importación. Fue a primeros de los años 80 , de los viajes musicales que hacía por toda Europa. Recorríamos lugares míticos como el Monster Of Rock que se celebraba en Donington Park, París…eran tiempos en los que íbamos por carretera y nos recorriamos ciudades como Paris, Bruselas, Amsterdam, Calais, Dover. Londres era una locura. Ahí se me abrieron los ojos. Me pasó en la música y me pasó también con la cerveza. Iba por afición. Era una buena combinación cerveza y música. Londres, los pubs y tabernas inglesas y los años ochenta»

Barragán añade que el germen inicial de El Boliche se llamó «Rory , por un guitarrista que se llamaba Rory Gallagher, pero en el 95 murió y cambié el nombre por el de El Boliche y desde entonces, hasta ahora. Que, ¿Por qué El Boliche? Nací en buenos aires y un boliche significa bar pequeño y por eso elegí ese nombre. Hicimos una reforma en el establecimiento y empezamos de nuevo»

De todos modos, el punto de partida de El Rory-El Boliche estuvo cinco años antes. En el 90 y desde el principio una seña de identidad de la Cervecería fue su vinculación con Vallecas y también su apuesta por un tipo de cervezas diferentes. Ricardo abrió sus puertas con cuatro grifos, donde empezó a pinchar cervezas como Foster o Spaten, una pionera que aún sigue en el catálogo de El Boliche, tres décadas después. Barragán explica que «poco a poco se fue agrandando el portaforlio, pero siempre me han gustado mucho las cervezas inglesas y son las que mayoritariamente he tenido: son cervezas suaves, con sabor y puedes beber una tras otra con gran variedad estilos. Eso no quita que haya que tener alemanas, belgas, americanas, pero las inglesas son mis preferidas. Londres es para mi la meca y sus cervezas y ambiente son mis preferidas»

En la actualidad, El Boliche ha crecido y ya suma doce grifos en su mostrador. El abanico se ha ido abriendo. En la Cervecería ya no sólo se pueden probar cervezas británicas sino que, como reconoce Ricardo « Hace cinco-seis años me abrí al mercado nacional», una nueva línea de acción en la que admite «al principio era muy reacio» . El momento elegido coincidió con uno de los primeros festivales de cerveza artesana que se organizaron en Madrid, el de la Casa de Campo. «Ahí vi el abanico de posibilidades de cervezas que había en España. Aunque al principio me daban muchos problemas, me convencí cuando subió el nivel de las cervezas nacionales. El key keg me abrió mucho el abanico. A día de hoy, estoy hermanado con Cerveza La Sagra , con la que tengo un grifo fijo, más otro que tengo también fijo con Suministros Gourmet, con los que trabajo muy bien», añade

Treinta años dan para mucho. Por El Boliche han pasado ya varias generaciones de aficionados a la cerveza. Ricardo lo define como «un establecimiento muy familiar, muy cercano y donde creamos cultura cervecera. Somos pequeños, pero muy próximos a la gente. Al llevar 30 años ya con las puertas abiertas, hay padres que ya no vienen, pero, en su lugar, vienen los hijos que han pasado de tomar un refresco a pintas de cerveza. Y eso a mi me hace mucha ilusión. Explico mucho a los clientes qué cerveza pueden tomar y por qué. Es casi una labor de profesor, metiendo conceptos nuevos que van saliendo, pero por El Boliche cada vez viene más gente que entiende, que sabe de cerveza. Las RRSS han hecho una gran labor en ese sentido»

Música, rock and roll del bueno, cerveza y…. Vallecas, el alma de El Boliche. Ricardo no duda en afirmar que «Vallecas es un barrio con sus singularidades. El campo del Rayo Vallecano está muy cercano y eso nos ayudó mucho en nuestros comienzos, por los conciertos que se hacían aquí y también por el fútbol. Vallecas siempre ha sido un barrio muy rockero, con muchos pubs de música. He conocido mucha gente y muchos rockeros han venido por aquí. Vallecas es muy rockero y a mi me gusta el rock, y por eso tengo esa relación con cervezas rockeras, que me las demanda la gente.«

El penúltimo proyecto de Ricardo Barragán se llama Asociación Cultural Vallecana de la Cerveza, una idea, cuenta, que «hemos creado hace un año para hacer eventos como el Oktoberfest o el Beer Kash. Es un proyecto grande con el que queremos impulsar la cultura cervecera fuera de lo que es la cervecería». Una línea más que se suma al ADN de un proyecto longevo. ¿La clave de esa longevidad al pie del cañón? «Las claves de la longevidad son el cariño a la cerveza y estar ahí todos los días. Somos como un jugador de fútbol que no se quiere retirar y quiere estar en primera línea sin estar en Champions, pero también sin bajar a segunda. Nos queremos mantener dando guerra». Palabra de un rockero que ama a la cerveza o de un amante de la cerveza que ama el rock. Tanto monta, monta tanto.

Previous post

Dihme y Molson Coors abren el primer BlueMoon Tap House de Europa

Siguiente Post

Cervecera Península lanza Golden Ticket una cerveza con premio en el BBF

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *