EntrevistasGeneral

Santiago Santos: «Lúpulo Cantaleón es una apuesta por el lúpulo ecológico, fresco y de proximidad»

Las plantas de Lúpulos Cantaleón crecen en la ribera del Esla

Lúpulos Cantaleón es un proyecto reciente, impulsado por jóvenes profesionales y que tiene un objetivo claro: suministrar lúpolo ecológico, de calidad y de proximidad al mercado de la cerveza artesana en España. Ubicados en León, su proyecto lleva dando pequeños pasos desde el año 2018, donde recibieron el reconocimiento de ASAJA, la asociación de jóvenes agricultores.

¿Cómo nació Lúpulos Cantaleón?

Somos un proyecto formado por tres miembros, uno de ellos es agricultor. Los tres somos ingenieros agrónomos, amigos de la Universidad y de León. Estando en el extranjero viviendo, conocimos el tema de la cerveza artesana y la cerveza casera y empezamos a darle a la cabeza. Hablando con unos cerveceros en una feria en España, se nos abrió los ojos de producir lúpulo en León para dar servicio al sector. El punto de partida fue un evento en Bruselas donde coincidimos en un evento diferente. Ahí, decidimos lanzarnos.

¿Cómo fueron esos primeros pasos?

Empezamos a probar en una parcela pequeña que teníamos disponible de 1000 metros cuadrados. Nuestra idea siempre ha sido trabajar para la cerveza artesana. En León, lo que se produce mayormente es para las grandes industrias. Vimos un nicho porque pensamos que a los cerveceros les interesa un concepto de proximidad y de calidad. Las primeras plantas las pusimos en 2018. Ese mismo año, echamos la solicitud del concurso de ASAJA de Agricultor Joven y lo ganamos. La idea es producir lúpulo de calidad, con una certificación ecológica y con un componente social y de innovación.

Apostáis por la producción ecológica…

Lúpulos Cantaleón es una producción ecológica y eso hace que tengamos unos años de conversión hasta poder tener la certificación. Es un proceso muy potente y además, con el problema de la financiación, que es autofinanciación, que no ha sido poca para poder empezar. Yo creo que no hay conciencia del trabajo que hay detrás para poder tener el lúpulo.

¿Qué producción tenéis ahora mismo?

Ahora tenemos una parcela de una hectárea, con unas 2.000 plantas, que está distribuida con un 35 % Cascade, un un 30 Chinok y el resto Centennial. Tiramos por variedades que funcionaban bien en una parcela ecológica. Tienes que ver que existe demanda y que la planta funciona en el régimen ecológico. Son dos líneas que hay que tener muy en cuenta. Las plantas son aún jóvenes, por lo que tenemos poca producción. Estamos a un 30% de su potencial. No estamos aportando fertilizantes ni estimulando a las plantas. Pensamos que les viene bien porque se están asentando con fuerza en el terreno.

¿En qué momento se encuentra Lúpulos Cantaleón?

El 2022 fue el primer año que pusimos a la venta el lúpulo certificado de forma oficial, y en formato pellet. Nos está costando mucho el abrir mercado. El cervecero, ante el lúpulo que no conoce, tiene cierta reticencia y también está el tema del precio, con un contexto de mercado de precios a la baja. Nos está costando mucho abrir puertas. Nos estamos encontrando con un muro y más en un mercado del lúpulo muy particular, con mayoristas que cubren el 90% de la demanda del sector. Estamos en el segundo año de cosecha plena y el lúpulo estará listo a la venta para finales de noviembre. Tenemos una calidad muy buena, no hemos tenido ningún problema y las plantas se han desarrollado sin ningún tratamiento. Es una cosa que se debería valorar.

¿Dónde tenéis vuestra plantación?

Nuestra finca está en Villanueva de las Manzanas, en la ribera del Esla, en una zona donde hubo lúpulo hace tiempo. Es una zona de vega, crece bastante bien.

¿Cuales son vuestros planes de futuro?

Conseguir una demanda formalizada, con unas ventas regulares, consolidar el proyecto, ir ajustando con inversiones y mejoras de tipo estructural el proyecto actual, complementar la eficiencia a la hora de producir. Hacemos mucho trabajo de forma manual. Si la demanda va a más, nos ajustaremos al mercado y estudiaríamos el ampliar la superficie o trabajar con otros agricultores, trabajando en conjunto y con instituciones como la Universidad de León, con la que trabajamos desde el principio del proyecto, con un contacto muy fluido para intercambiar y compartir información. El proyecto también nos diferencia en ese sentido. Queremos transmitir que podemos dar algo más. Colaboramos con los cerveceros caseros y estamos abiertos siempre a trabajar con ellos.

¿Cómo es vuestro lúpulo?

Una cosa que nos ha sorprendido es el aroma que tiene. Las cervezas que se han elaborado de fábricas de Europa con nuestros lúpulos tienen un gran aroma. Los análisis que hemos hecho, demuestran que tienen una buena cantidad de aceite. Es un producto fresco, que se produce en León y se almacena allí. Es un lúpulo ecológico, certificado y eso es una garantía de cómo se ha tratado esa planta y no solo la planta sino también todo el ecosistema lupular. Nosotros mantenemos una cubierta vegetal para favorecer insectos que ayudan en el control de plagas y enfermedades y también podemos conseguir un suelo más sano y fértil. Son cosas que, a la larga, van a favorecer la calidad del producto. Es un beneficio tanto para la planta como para el ecosistema en general.

Foto: De izquierda a derecha: Gonzalo Pastrana, ministro Planas, Santiago Santos y Guillermo Marqués

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Suscríbete a nuestra NewsletterY recibe todos los viernes un resumen con las noticias de la semana