Novedad

Westmalle Extra, así es la eterna cerveza de los monjes

Por Juan Antonio Barrado

Tras el impactante lanzamiento el pasado mes de septiembre de la nueva cerveza trapense Rochefort Triple, por parte de la Abadía de Notre Dame de Saint Remy, Cervebel anuncia la disponibilidad de esta y otra nueva cerveza trapense que está ya disponible en su catálogo, Westmalle Extra.

La cerveza WESTMALLE EXTRA, es una gran desconocida entre los amantes de la cerveza trapense, ya que hasta el pasado 16 de marzo, era una cerveza que no salía más allá del monasterio trapense de Westmalle y de su más próximo entorno. Su larga tradición se remonta a los orígenes de la fábrica de cerveza que la elabora.

Los monjes trapenses llegaron a Westmalle en el año 1794 y no fue hasta agosto de 1836 cuando instalaron una pequeña cervecería en el monasterio y es el 10 de diciembre de ese mismo año, cuando se sirve cerveza por primera vez durante el almuerzo de los monjes.

Esta cerveza era en su origen, sólo para su consumo propio ya que no fue hasta 1856 cuando nació la popular y prestigiosa Westmalle Dubbel, que es la cerveza que los monjes comienzan entonces a vender en la puerta de la abadía
y más adelante, a partir de 1861, a los locales de la zona.

La cerveza Westmalle Extra, descrita como “ligera en alcohol y algo dulce”, llamada también “gersten extra” o “patersbier”, es la cerveza de mesa que siguen consumiendo los monjes actualmente en sus comidas, como parte fundamental de su dieta, con la limitación de poder beber sólo una al día.

Westmalle Extra nunca se ha vendido comercialmente al público en general aunque sí se ha llegado a venderse de forma restringida a clientes privados, y en cantidades limitadas, en aquellos momentos que había más producción de la que los monjes podían consumir porque su elaboración se limita a dos veces al año.

Como importadores oficiales de las cervezas trapenses de Westmalle, Cervebel incorpora esta cerveza a su catálogo y en principio, estará únicamente disponible a través de su página web.

Nota de cata:

Cerveza de alta fermentación que presenta un atractivo e intenso color amarillo dorado. En boca se revela como una cerveza ligera, refrescante, con un contenido alcohólico moderado que alcanza un 4,8% y que destaca por su gran aroma y sabor afrutado (como es habitual en las cervezas de Westmalle) con notas de melocotón, peras y manzanas rojas. Cómo cerveza viva, experimenta una segunda fermentación en la botella, por lo que se recomienda su almacenamiento en posición vertical, para que el poso de la levadura, termine depositándose en el fondo de la botella.

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana
Previous post

AECAI: "Las administraciones tienen que ser conscientes de que la cerveza no se concibe como negocio con la hostelería y el sector turístico en la situación actual"

Siguiente Post

Euskal Garagardoa: "Es de justicia que en las ayudas que se van a dar se incluya a nuestra actividad de fabricantes de cerveza junto al resto de actividades de hostelería"

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *