GeneralOpinión

El sector de la cerveza artesana no va tan mal como dicen por Israel G. Montejo

Israel G. Monteio es director de factoriadecerveza.com

El mercado de la cerveza está en continúa ebullición. Los últimos meses están siendo muy intensos en el sector, con noticias de calado que, contra los que muchos puedan pensar, indican que que la cerveza artesana está muy vivo.

Es cierto que las noticias negativas se acumulan sobre la mesa. El anunciado cierre de Labirratorium, uno de los clásicos de este mundillo, es una muestra más una situación que no es boyante ni mucho menos y que ha supuesto en los últimos años el cierre de un número elevado de proyectos que nacieron antes de la Pandemia del Covid y que no han podido resistir las nuevas normas que el mercado ha impuesto.

Ha habido una crisis importante, ha habido un reajuste importante, ha habido cierre de cerveceras y ha habido una reformulación considerable del mercado. Todo eso es cierto pero también es cierto que las cerveceras que han aguantado el embite, se encuentran en unas condiciones más sólidas para poner crecer en un negocio muy competitivo donde las grandes cerveceras, las también llamadas industriales, han sabido entrar en el lenguaje y el pequeño ámbito que empezaban a construir las artesanales. Todo eso dibuja un escenario nuevo ante el que hay que saber posicionarse.

Y se está haciendo. Estamos ante un nuevo ciclo con nuevas normas que hay que saber interpretar. Muchas ya lo están haciendo y en privado, que no en público, sus comentarios y análisis dibujan una situación sensiblemente mejor a la de años anteriores. En el ‘off the record’ el sector va bastante mejor que cuando hay luz y taquígrafos delante. Nos hemos acostumbrado a decir que vamos mal o muy mal cuando no es del todo cierto. Quizá sería más adecuada la expresión «no vamos como antes de la Pandemia pero estamos remontando»

Esa remontada es evidente ardua y complicada. El sector lleva subiendo un permanente Tourmalet desde hace cinco años. La resiliencia parece inagotable.

¿Y por dónde va el camino? Lo llevo diciendo tiempo. Es imposible sobrevivir con las reglas de juego antiguas. Si quieres vender en grandes superficies hay que tener volumen, calidad estable, precios ajustadísimos y estar dispuesto a batirte el cobre por céntimos. Si no queires vender en grandes superficies tienes que tener una red de venta propia en tu zona de influencia, empezando por un tap room en tu fábrica y en todos los casos, hay que reducir costes y reforzar estructuras como ha sucedido recientemente con el anuncio de fusiones de cerveceras, un modelo a estudiar pero que en mi opinión me parece interesante. Y, por supuesto, seguir generando marca en el territorio. Esa es la base para empezar a convertir el ‘off the record’ de ‘vamos mejor’ en algo que se pueda comentar sin el miedo casi supersticioso de «no lo voy a decir muy alto no sea que se me dé la vuelta la tortilla».

¿Quieres recibir más noticias como esta?Apúntate a nuestra newsletter y recibe todos los viernes un resumen de las noticias de la semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba